Espacios para gestionar las rabietas

En los últimos años se ha venido oyendo hablar cada vez más del Rincón de la Calma del Método Montessori o el tiempo fuera positivo que se emplea en Disciplina Positiva. Ambos son muy similares porque tratan de crear un espacio para gestionar rabietas o momentos emocionalmente intensos. Un espacio dónde peques o adultos puedan expresar sus emociones y volver a un estado de calma que les permita manejar las situaciones con objetividad. Recordemos que cuando la emoción está muy arriba, la inteligencia está muy abajo.

Rincón de la calma y tiempo fuera positivo para gestionar las rabietas

Antes de usar estos espacios hay que explicar a los peques para qué sirven y cómo utilizarlo. Es un lugar al que pueden retirarse, si lo desean, cuando se sientan que necesitan recuperar la calma.

Una vez que se les ha explicado lo que es, son ellos quienes deben elegir el lugar y lo que hacer o tener allí (libros, pinturas, música, bolas de nieve…) Por ejemplo, un niño puede decidir que su tiempo fuera positivo esté en su habitación rodeado de sus libros o juguetes. En cambio otro puede preferir crearse un rinconcito especial en un lugar diferente de la casa, el jardín, el patio o la terraza. Quizás desee  poner unos cojines y sus pinturas para dibujar o cualquier otro material que le sirva para volver a recuperar un estado de tranquilidad.

¿Para quién es el tiempo fuera positivo?

El tiempo fuera positivo lo necesitamos todos. Cuando los adultos estamos muy enfadados, estresados o frustrados tampoco somos capaces de emplear la razón y en ocasiones acabamos actuando igual que los peques. Puedes leer aquí herramientas que a mí me ayudan en situaciones así porque realmente es importante tomarse un tiempo fuera para respirar y recuperarse y una vez haya pasado el temporal, ser capaces de conversar sobre lo que ha ocurrido.

Para aprovechar esta herramienta es necesario que los peques tengan una cierta capacidad de autocontrol, y sobretodo que sepan diferenciar un estado de calma. Por esta razón, la edad indicada para empezar a usar el tiempo fuera positivo es a partir de los 4 años (esto es aproximado ya que cada proceso evolutivo es diferente)

¿Cómo usar el tiempo fuera positivo?

Dependiendo de las edades unos peques pueden o quieren mientras que otros deben ser acompañados por un adulto. Una persona que les guíe y les sostenga durante el proceso. La forma de hacerlo varía en función de cada niño. Los hay que en plena rabieta no quieren que nadie les diga nada ni se les acerque y en cambio otros quieren tenerte cerca e incluso toleran que les hables. Cualquiera que sea el caso, a medida que sea posible iremos validando lo que están sintiendo y para ello podemos ayudarnos de libros o juegos que les muestren las diferentes emociones, de esa manera poco a poco serán capaces de identificar y nombrar lo que sienten y aprenderán la manera de gestionarlo.

Cuando mi hija tenía menos de 4 años, yo me limitaba a acompañar la rabieta sentándome a su lado en silencio y solo intervenía cuando veía riesgo de que se lastimase con algo. Ahora que es más mayor y hemos podido hablar de ello en momentos tranquilos. Ya sé que lo que ella quiere para calmarse es un abrazo de mamá, de momento no quiere crear ningún espacio para su tiempo fuera positivo (intuyo que es porque en el colegio tienen un Rincón de la calma que se está utilizando de forma no del todo correcta o exclusiva). Así que cuando está en una rabieta empatizo con ella, valido la emoción y la pregunto si quiere un abrazo o si puedo hacer algo para que se sienta mejor.  Quizás en un primer momento dice que no pero pronto es ella quien lo pide y de hecho, cada vez lo pide antes. Después si ella quiere, hablamos de lo que ha pasado e intentamos buscar soluciones.

El Rincón de la Calma

El Rincón de la calma del Método Montessori tieneexactamente la misma función, crear un espacio dónde los peques puedanrecuperar un estado de calma, rodeados de cosas que lo fomenten y les hagansentirse cómodos como cojines, música relajante, globos para soplar, bote de lacalma, dibujos …etc. Los peques deben elegir el espacio, diseñarlo en compañíadel adulto y saber cómo y para qué se usa lo que tengan allí. Después cuandonecesiten retirarse al rincón serán acompañados por el adulto que les apoyaráen la gestión de las emociones.

Sea cual sea la herramienta que utilices, es primordial tener siempre en mente que el uso de estos espacios es una elección. Una vez que los peques saben lo que es y lo han acomodado, si quieren ir allí para calmarse pueden hacerlo, pero en ningún caso debe utilizarse como la famosa “silla de pensar”. No se les envía allí cuando están enfadados o revoltosos sino que son ellos mismos los que deciden ir si lo necesitan, libremente. Podemos recordarles que el espacio está ahí por si desean utilizarlo pero jamás obligar.

Sostener una rabieta no siempre es fácil, lo sé. Hay días que quizá porque te encuentras más débil o porque la intensidad es más alta, cuesta centrarse y no caer en gritos, castigos o herramientas «tradicionales». Creo que lo importante es tener en mente cómo deseas tratar a tu peque y darte permiso para errar. Al igual que todo, es cuestión de práctica. Cuanto más actuamos de una manera más lo interiorizamos y mejor fluye.

0 comments
3 likes
Prev post: Varitas mágicasNext post: Uso de pantallas

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *