Compras para el primer bebé

La mayoría de las familias cuando esperamos el primer bebé nos volvemos un poco locas con tantas emociones y queremos preparar de todo para la llegada del nuevo miembro de la familia. A la ilusión se une el desconocimiento y dado a que hoy en día hay muchísima información y publicidad disponible, acabamos comprando o recibiendo un montón de cachivaches que jamás utilizaremos.

Yo por suerte recibí casi todo heredado por lo que el derroche no fue grande, pero sí es verdad que tomamos decisiones por desconocimiento que hoy en día no tomaríamos. Es posible que preparándote para la llegada del bebé hayas leído mucho, hayas elegido el tipo de crianza que deseas o los métodos que pueden ayudarte pero por mucho que tengas sobrinos y que tu cabeza imagine, las cosas cambian cuando llega tu primer bebé.

En nuestro caso os contaré todo lo que jamás usamos y el por qué, aunque tengo amigas que han usado mucho algunas de estas cosas y piensan lo contrario que yo. Al final va en gustos y necesidades.

La habitación del peque

A nosotros nos regalaron el mobiliario y elegimos un cuarto precioso con una cama estupenda y un colchón estupendo. Todo esto cuando mi hija acababa de nacer. ¿Qué pasó? Que la cama estupenda la usamos de cambiador mientras fue bebé y al ir creciendo la cambiamos por unos palets para que la altura fuese adecuada a la peque y en realidad, no la usó para dormir hasta los 4 años porque dormía con nosotros.

Ahora ha pedido que le pongamos su cama alta y así lo hemos hecho (parece que le sacaremos partido) pero seguramente, si tuviese que montar el dormitorio hoy, la compra sería distinta así que a veces es mejor quedarse con lo imprescindible y ver qué vas necesitando.

Si he de decir que a pesar colechar, tuvimos una cuna convencional en su habitación que usábamos para las siestas pero por la noche dormía en una cuna de colecho anclada a nuestra cama ¡Lo más práctico del mundo si quieres aprovechar el tiempo de sueño al máximo!

Cacharros varios

Esto es todo un mundo porque la variedad es inmensa:

  • Calienta biberones. Mi peque siempre ha tomado teta y cuando le han tenido que dar algún biberón contado porque yo no estaba o no ha hecho falta calentar o se ha utilizado alguno de los métodos convencionales.
  • Esterilizador. La pediatra me preguntó una vez ¿te esterilizas la teta antes de darle el pecho? Pues ahí está. Por supuesto que lavábamos bien las cosas con agua caliente pero el cacharrito se quedó de adorno.
  • Cojín de lactancia. Había mamis que les encantaba y yo casi no lo utilicé. En cuanto nos apañamos con el pecho podía dárselo cómodamente de cualquier manera. Creo que ahora hay unos nuevos que son más prácticos pero a mí me parece demasiada parafernalia cuando tienes un bebé que demanda a cada poco.
  • Saco de dormir. A muchas familias les resulta muy útil porque el bebé no se destapa durante la noche, pero nuestra peque no soportaba estar aprisionada. No podía dormir con nada que le impidiese el movimiento así que en lugar de un saco de dormir, tuvimos que comprar pijamas gorditos que la mantuviesen abrigada y al mismo tiempo permitiese el libre movimiento.
  • El carrito. Sí, aunque parezca increíble yo no usé el carrito porque siempre he porteado pero entiendo que es útil cuando se duermen fuera de casa y necesitas estar libre de movimiento o si los cuidadores no lo pueden llevar colgado. Creo que nunca aprendí a plegarlo bien porque fueron contadas las veces que tuve que hacerlo. El porteo me parece tan práctico, que creo que con un carrito de lo más básico para momentos puntuales me habría bastado, por suerte no tuve que comprarlo. Eso sí tengo fular, mochila y bandolera J

Productos de higiene

No volverse locos comprando pañales, cremas y jabones. Como hasta que no nace el bebé no sabes lo que pesa ni lo rápido que va a crecer, comprar montones de pañales no es algo muy práctico ya que puede que no les valgan o que cambien muy rápido de talla y te quedes con un montón de pañales minúsculos.

En cuanto a las cremas y demás, yo siempre compro productos ecológicos y me hice con todo el kit para bebés. Crema para las irritaciones del pañal, crema de cara, aceite, gel etc. Pues bien, 5 años después todavía no he gastado la crema del pañal, básicamente porque la pediatra me recomendó usar aceite de oliva virgen extra y funciona fenomenal. Tan solo tuvo alguna irritación puntual pero con el aceite desaparecía.

Los geles o espumas para el baño que por lo que ves en la tele te crees que lo vas a usar todos los días, tampoco. La pediatra nos informó de que a los bebés no se les debe bañar todos los días y mucho menos con jabón por lo que el bote de gel nos duró una eternidad. No digo que no haya que comprar un jabón, sino que es algo que puede esperar a que llegue el bebé y ver cuáles son las necesidades de su piel.

Lo que me fue práctico

En el otro extremo hay cosas a las que hemos sacado muchísimo partido porque no hemos parado de usarlas.

  • Humidificador que admite esencias. Especifico porque hay muchos humidificadores que no permiten el uso con aceites esenciales. Además de aportar un poco de humedad al ambiente (con precaución) viene muy bien cuando se está congestionado añadiendo aceites como árbol de té, eucalipto…).¡OJO! Este aparatito que puede ser muy beneficioso también puede convertirse en una incubadora de gérmenes y moho y por lo tanto, ser perjudicial. Es importante limpiarlo bien y se usarlo de forma correcta. Mi recomendación es consultar al pediatra e informarse con el fabricante de cómo mantener el aparato limpio.
  • Cuna de colecho. Como mencionaba arriba, esta la usamos para dormir hasta que la peque ya no entraba. Y la seguimos usando hoy porque era convertible. Ahora es un banco que hemos puesto en su habitación.
  • Trona de madera evolutiva. Hay gente que me dice que es un poco rollo limpiar la madera y prefieren el plástico. A mí la verdad es que me parece que hay que limpiarlas igual incluso si introduces la alimentación autorregulada o Baby led weaning (con lo que manchan mucho más). Lo mejor de esta trona es que se acaba convirtiendo en silla, por lo que pueden usarla muchos años y rentabilizarlo.
  • Trona de viaje. Si sueles comer fuera de casa, viajar o visitar familiares que no tienen trona es muy útil porque solo tienes que engancharla a una silla normal. El “pero” para mí, es que no me gusta para niños muy pequeños pero les sirve de alzador durante muchos años.
  • Mochila de porteo. De todos los métodos de porteo me parece el que mejor se adapta a todo el mundo y es rápido de poner y quitar. Yo personalmente iba más cómoda con el fular porque se adaptaba mejor a mi cuerpo y el de la peque pero si solo quieres comprar uno, la mochila es fácil de poner y quitar para papás, mamás, abuelos o cualquier otro cuidador.
  • Forro de porteo. Cuando fui mamá por primera vez no conocía los abrigos de porteo, existían pero eran más caros y difíciles de encontrar pero me parecen la mejor opción cuando vas a portear mucho porque es lo más rápido y cómodo. Pero en ese momento yo me compré esta funda de forro polar. Se adaptaba a cualquier mochila o fular y nos vino genial para los paseos en el frio invierno de esta zona.
  • Una silla en cada coche. Esto depende un poco de la logística de cada familia pero nosotros tenemos que desplazarnos en coche a todas partes porque nuestro pueblo no está bien comunicado por transporte público. Por esta razón optamos por poner una silla en cada coche, no solo por comodidad sino porque te asegurabas de que si surgía algún imprevisto y tenía que ir el otro a recoger a la peque, siempre iba a tener silla. Conozco a familias que lo que hacen es poner la silla en uno de los coches y el que tenga lleve al peque coge ese coche. Esa opción por nuestra logística no era válida.
  • Bodies. Muchos bodies para el bebé porque se los cambiábamos un montón. Bien porque vomitaba/regurgitaba, porque se manchaba al cambiar el pañal…

Yo creo que esto es un poco el resumen de todo lo que me ha sido útil y lo que no, pero lógicamente cada familia es un mundo y cada bebé tiene unos gustos que irás descubriendo poco a poco. Por eso creo que lo más sensato es hacerte con lo imprescindible y después ir escogiendo lo que más se adapte a vuestras necesidades.

0 comments
9 likes
Prev post: Adornos navideñosNext post: Opciones limitadas

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *