Cómo mantener la calma ante una rabieta

Mantener la calma ante una rabieta para educar con respeto no siempre es fácil. A veces esta llega en un momento en el que tú misma no tienes la calma necesaria porque has llegado cansada de trabajar, porque tienes alguna preocupación en mente o simplemente no te encuentras del todo bien. Si en esa situación sientes que su rabieta te está llevando a ti a enrabietarte igual ¡PARA! Si puedes pide relevo a tú pareja u otra figura de apego del peque y si no es posible porque estás sola,  explícale que necesitas un momento para calmarte porque notas que no puedes acompañarle de la forma que lo necesita y tómate tú tiempo fuera positivo, respira, recupérate y regresa.

A mí esto me ha costado horrores  porque mi hija no me deja alejarme cuando está en plena rabieta sin embargo su papi lo conseguía con más facilidad. Pero probando probando he descubierto las técnicas que me funcionan cuando no tengo a quién pedir relevo.

Mis herramientas para recuperar la calma

Respirar

  • Cerrar los ojos
  • Respiración Nadi Shodhana (respiración utilizada en yoga que consiste en respirar alternando las fosas nasales para ello bloqueamos primero un orificio nasal y después el otro)

Mantras

Me repito internamente que yo soy la adulta y ella necesita mi calma

Anclaje de PNL

Para buscar un lugar de calma interior. Asocia una situación/lugar que te aporte calma y acude allí mentalmente. Todos tenemos la capacidad de abstraernos solo hay que ponerla en práctica y seguro que lo has hecho muchas veces de forma inconsciente en la oficina metiéndote en tu tarea a pesar del ruido del entorno, en el metro mientras leías y la gente hablaba a tu alrededor, por una calle bulliciosa mientras caminabas absorta en tus pensamientos…

¿Qué es un anclaje?

 Para llegar a ese estado de forma rápida la PNL (Programación Neurolingüística) utiliza los anclajes, estos son asociaciones entre estímulos externos y estados internos. Muchos anclajes se crean de forma inconsciente (como el olor de una comida que te transporta a la cocina de tu abuela cuando eras niña, una canción que te recuerda las experiencias que viviste un verano especial u otros menos agradables que te hacen volver a estados de miedo).

Pasos para crear un anclaje que te permita recuperar la calma.
  1. Elige el estado en el que deseas estar, en este caso un estado de calma absoluta.
  2. Recuerda una experiencia en la que te hayas sentido así, con esa calma.
  3. Elige un gesto que active el anclaje (cruzar los dedos de una forma concreta,  ponerte una mano en algún lugar, decirte una frase o una palabra…)
  4. En un espacio tranquilo y sin interrupciones, relájate. Haz varias respiraciones profundas y visualiza la situación evocada en el paso 2. Recuerda todos los detalles posibles, olores, sonidos, colores, la ropa que llevabas, la luz que había, cuanto más fiel sea la reproducción de la escena más fácil te será entrar en contacto con la calma que sentías.
  5. Recréate en esa escena y cuando notes que has llegado al punto máximo de calma,  haz el gesto que has escogido, mantenlo unos instantes y suelta.
  6. Abre los ojos y cambia de actividad para salir de ese estado (canta una canción, cuenta un chiste, cuenta hacia atrás… lo que sea que aparte tu mente de la escena que acabas de revivir)
  7. Cuando repitas los pasos 4, 5 y 6 varias veces habrás creado tu anclaje. Como casi todo en la vida mejora con la práctica así que cuanto más lo hagas más se afianzará y más fácil te será entrar en estado de calma.

A medida que vayas practicando estas herramientas o cualquier otra que se adapte a ti, te será más fácil recuperar tu calma en situaciones en las que te veas desbordada para de esa manera poder acompañar desde el respeto y la tranquilidad.

0 comments
4 likes
Prev post: Autonomía…¿Quién dijo miedo?Next post: Varitas mágicas

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *