5 Razones para no hacer visitas cuando nace un bebé.

Creo que este tema se ha vuelto más controvertido a raíz de que las mujeres hemos ido tomando las riendas de nuestra maternidad y las familias van tomando consciencia de lo que realmente es importante.

La respuesta automática de mucha gente cuando se enteran de que ha nacido un bebé es presentarse inmediatamente en el hospital o en casa si se han enterado después. Imagino que la intención es buena pero en la mayoría de los casos esto no es agradable para los padres que, por compromiso, ponen buena cara y aguantan el desfile de visitantes. Yo personalmente ni me planteo visitar a un bebé antes de que cumpla un mes o más porque me parece una intromisión y entiendo que es un tiempo para ellos.

Yo personalmente tomé la decisión de no admitir visitas en el hospital cuando nació mi primera hija y finalmente cedí a la presión y acepté que viniesen padres y hermanos. Por un lado podía entender que les hiciera ilusión, aunque después me dí cuenta que tenía que haber mirado más por mi y por mi bebé.

1-Respetar la adaptación del bebé.

Cuando nace un bebé la vida cambia en cuestión de muy poco tiempo para todos. Un bebé que ha pasado 9 meses dentro de la protección del vientre materno, se encuentra expuesto al mundo, con todo tipo de estímulos, y tiene que adaptarse. Esta adaptación necesita tiempo y a papá y mamá, no a un montón de extraños tocándolo y hablándolo.

2-Respetar a la mamá.

El trabajo de parto, por breve que sea, es extenuante. La mujer acaba agotada después de pasar por fuertes dolores, cambios químicos, picos emocionales…Y cuando termina, se encuentra con su bebé al que ha llevado dentro durante tantos meses. Necesita crear su vínculo y descansar. Somos muchas las mujeres que necesitamos ese tiempo de intimidad y para ello necesitamos estar exclusivamente con nuestra pareja y nuestros hijos. Es nuestro tiempo para compartir con el bebé y habituarnos a la situación. Es nuestro tiempo para disfrutar de la nueva familia y las sensaciones que van aflorando. Es nuestro momento para ser respetadas si no queremos que nos hablen, o nos vean en bata, o con mala cara.

Podemos ser muy vulnerables en esa etapa y nos merecemos la máxima comprensión por parte de quienes nos rodean.

3-Respetar la lactancia.

Los comienzos en la lactancia a veces no son sencillos. La mamá y el bebé necesitan espacio y calma para amoldarse y aprender juntos. En este sentido, las visitas, son un obstáculo porque pueden importunarlos en este momento tan importante y a veces, doloroso o estresante. No importa si ya tienes 3 hijos, seguramente la lactancia del 4º será otra aventura.

4-Cuidar la salud del recién nacido.

El sistema inmunologico del recién nacido está sin desarrollar y por lo tanto cualquier germen o virus introducido por las visitas, lo puede hacer enfermar. Hay personas que piensan que si no tienen manifestaciones de una enfermedad, es que no tienen nada y esto es un error. Podemos ser portadores y transmisores de virus/bacterias sin llegar a tener ningún síntoma, por lo que la mejor opción, es la precaución.

5-Respetar el descanso familiar.

Además de los procesos de adaptación, tanto de los padres como de los hermanos. El primer mes de la vida de un bebé suele ser agotador por la falta de sueño y los numerosos cambios. A veces las tomas son muy frecuentes y apenas da tiempo a dormirse de nuevo cuando el bebé de nuevo necesita pecho o cualquier otra atención. Si a esto se le suma el cuidado de otros hijos, las oportunidades de descanso se reducen. Recuerdo que con mi primera hija creo que no llegué a dormir 3 horas seguidas en muchos meses.

En conclusión, razones para no hacer estas visitas hay muchas y está en manos de los padres tomar la decisión sobre las mismas. Habrá mamás que estén felices de tener la habitación del hospital llena de gente o visitas en casa que duren todo el día. Y es fantástico si es la decisión con la que se sienten cómodas. Pero también habrá muchas otras mamás y papás que no quieran tener a nadie allí y hay que respetarlo. No importa si lo compartes o lo entiendes o no. Se trata de respetar cómo cada uno quiera gestionar su familia y su intimidad.

48 likes
Prev post: Molestias en el embarazoNext post: Trucos para el encierro en casa con niños

Related posts